PASTELERÍA EN LOS CRUCEROS

La vida a bordo es una experiencia única que no se puede comparar con la vida en tierra. Es algo maravilloso, hay días que son tan divertidos que te olvidas de que estás a kilómetros de las personas que más quieres.

La panadería y la pastelería son técnicas culinarias cuyos productos tienen un factor visual muy importante, porque es innegable que su consumo empieza por la vista, lo que significa que la correcta presentación visual del resultado final de la elaboración es un elemento del que depende en gran medida la venta del producto.

RICAS TORTAS EN UN RESTAURANTE DE UN CRUCERO

PUEDES LEER 

La decoración de productos de panadería es un campo muy amplio, ya que implica un número prácticamente infinito de posibilidades creativas y de presentación, lo que significa que hay que tener en cuenta un amplio abanico de técnicas, métodos, herramientas y utensilios, así como las materias primas adecuadas y su idoneidad para el uso, con el fin de lograr estas posibilidades.

Sin embargo, dentro de las muchas posibilidades que ofrecen los materiales adecuados para decorar la pasta, hay una serie de reglas, pautas y técnicas que hay que dominar para hacer un buen trabajo. Para mí, no hay nada como la gastronomía y la afición a la cocina en este planeta, donde en un día en el que vas a contrarreloj y sabes que todo tiene que hacerse según el horario del barco, te das cuenta de que tienes que usar tu velocidad, destreza, inteligencia y habilidad para superar los obstáculos que surgen en el camino.

Una vez que has hecho todos los preparativos y crees que todo está en orden, confías en tu equipo y crees que todo va según el plan y que todos han hecho su trabajo, te das cuenta de que falta algo, que algo no es importante o que simplemente se ha olvidado, así que tú, como líder, tienes que corregir y encontrar una solución.

Hay días en los que el cansancio te supera y sientes que no puedes seguir, y te alegras cuando sabes que al final del día puedes ir al bar de la tripulación a refrescarte, porque normalmente todos los miembros de la tripulación lo hacen, y el saber que recibirás tu paga a final de mes te da fuerzas y te hace sentir mejor.
Después de un largo día de trabajo en medio de hornos y en cocinas a alta temperatura, lo más importante es un resultado positivo y mi mayor alergia son los comentarios de mis compañeros, algunos no muy buenos pero para mí constructivos.

Hasta el más mínimo detalle cuenta a la hora de elaborar productos horneados, por lo que hay que comprobar cuidadosamente cada clavo para garantizar un buen aspecto.
El toque final es la decoración, que hace que el postre llame la atención y que el paladar se antoje de un delicioso postre de cerezas. Una variedad de pasteles para una cena especial en la que nuestros invitados, amantes de los pasteles, los probarán y nos dejarán sus comentarios.

Como miembro del personal, nuestra rutina es dar lo mejor de nosotros mismos para que nuestros huéspedes se sientan como en casa, lo damos todo y preparamos nuestros pasteles y tartas con amor y pasión, para que cada paso que den sea un paso de felicidad.Nuestro equipo de cocina hace todo lo posible para que nuestros huéspedes se lo pasen bien, y eso se refleja en nuestro trabajo.

Para que todo esté a punto, hay que estar atentos para encontrar y arreglar cualquier error a tiempo, ya que es la única manera de garantizar que todo funcione bien.
El equipo de pastelería trabaja muchas horas para perfeccionar cada detalle, pero sabemos que nunca hay un proceso perfecto y que siempre se puede mejorar y tener en cuenta para el siguiente lote.

El trabajo en equipo es importante, es lo más hermoso que nos permite crecer, interactuar y compartir ideas. Hay más de 40 nacionalidades a bordo, lo que en algunos días da lugar a muchos malentendidos y desencuentros, ya sea por razones de idioma, costumbres, mentalidad, religión o género.

Pero en medio de todo esto, hay algo muy valioso que no hay que olvidar: estamos contratados para trabajar y servir al huésped. Como todo el mundo, tenemos nuestros momentos de estrés que pueden agobiarnos, pero la cuestión es que después de un largo día, todo se vuelve a calmar.

¿Sabía que en un solo crucero se sirven más de 10.000 postres al día? La pastelería está abierta 24 horas al día, 7 días a la semana, 306 días al año.

Gracias por visitar este blog!

Deja un comentario